A principios del mes de diciembre comenzaron a morir patos en el Lago de Guadalupe, por lo que el gobierno Municipal, que preside Ricardo Núñez Ayala, trabaja en conjunto con dependencias Federales y Estatales, que han informado que la causa de muerte es por fiebre aviar y enfermedad de Newcastle, la
cual no produce contagio humano.


El director de Medio Ambiente, Gabriel Saavedra, mencionó que hasta hoy han muerto alrededor de 500 patos, por lo que se tomó la decisión de realizarles necropsia por medio de SENASICA (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria), para identificar las causas de mortalidad. Se
estudiaron a nueve patos, de los cuales seis murieron por fiebre aviar y tres de ellos por Newcastle, ambas enfermedades están muy emparentadas, pero no hay probabilidad de un contagio a los seres humanos. Sin embargo, por elemental precaución, se pide a la ciudadanía que tenga el cuidado procedente al visitar estos espacios donde se han producido los decesos.


Mencionó Saavedra que aún con la definición de los diagnósticos actuales, se siguen haciendo investigaciones por parte de la UNAM, ya que han sido solicitadas por PROFEPA (Procuraduría Federal de Protección al Ambiente), y por el CENASA (Centro Nacional de Diagnóstico y Salud Animal), por la
posible existencia de alguna otra bacteria que esté acabando con la vida de los animales siniestrados, ya que: “hemos visto que se siguen contagiando los patos, porque la enfermedad es altamente transmisible entre ellos por medio de sus heces fecales”, dijo. La fiebre aviar y la enfermedad de Newcastle tienen tres niveles de velocidad de contagio: intensa, rápida y baja. El director Saavedra puntualizó que de acuerdo a lo que ha estado pasando, se encuentra
en fase intensa, por lo que se habla de un contagio grave y de un 90 por ciento de muerte en las aves. De esta manera, el Ayuntamiento de Cuautitlán Izcalli a través de la Dirección de Medio Ambiente ha comenzado a cercar los lugares donde las aves han sido recogidas, con la finalidad de evitar que los
patos que no se han contagiado, lleguen a tales puntos y estén en contacto con las heces fecales de los que ya murieron.


Cabe destacar que el Lago de Guadalupe es un depósito de aguas residuales, en donde hay descargas domiciliarias. Por ello, el presidente, Ricardo Núñez, está trabajando con distintos organismos Estatales y Federales para terminar las obras de los colectores: “el colector norte ya está concluido, pero el colector
sur falta alrededor de un diez por ciento, sin embargo, ninguno de los dos está funcionando, debemos de tener terminadas las dos obras al 100 por ciento y después conectarlos a la planta de tratamiento que tenemos en la colonia La Perla, esa planta de tratamiento tiene una capacidad de 150 litros por
segundo”, mencionó. También se señaló que es necesario que la ciudadanía no contamine, no arroje residuos sólidos y mantenga la basura en su lugar. Cabe señalar que los resultados no indican un problema de contaminación de riesgo a la salud humana, sin embargo, es importante que los izcallenses se sumen a cuidar el medio ambiente y a no contaminarlo. “Los invitamos a que se sumen a limpiar en la medida de lo posible nuestras calles, ya que cuando las calles se llenan de basura llegan a nuestros cuerpos de agua, como se ve reflejado hoy en el Lago de Guadalupe y tal lago nutre al Río Cuautitlán y otros
cuerpos de agua, así que la contaminación se va llevando de un lado a otro”, concluyó.

Gripe aviar azota a patos en el Lago de Guadalupe 

20 de Diciembre 2019